HISTORIAS DE UN » NO CARNAVAL DEL TORO» DE CIUDAD RODRIGO. EPISODIO 62

Espera, no corras

DAME TU EMAIL Y TE CUENTO MÁS COSAS

EN ESTE REPORTAJE PUEDES ENCONTRAR:

TE LO CUENTO EN UN VÍDEO, DALE AL PLAY

Reproducir vídeo

La celebración de las fiestas de Ciudad Rodrigo ha cambiado de nombre a lo largo de la historia, siendo Carnaval, fiestas tradicionales y la última y la que se mantiene hasta ahora, el carnaval del toro. Que el determinante del nombre de la festividad más importante de Ciudad Rodrigo sea “el toro “no es casual, ya que solo en esta provincia existen más de 100 ganaderías de toro bravo, por lo que se puede entender la importancia que tiene para esta tierra a nivel económico y social este animal. 

Las causas de la no celebración del carnaval han sido varias a lo largo de la Historia. Inclemencias del tiempo, guerras, decisiones políticas, económicas y la última de todas, la pandemia.

ORÍGENES DEL CARNAVAL DEL TORO

El primer Carnaval del Toro como tal se documenta en el Archivo Histórico Municipal de Ciudad Rodrigo en 1732 mediante un acuerdo por el cual se celebraría una corrida anual, acuerdo que se incumple el mismo año, celebrando ese año 4. Debido a los atrasos en los pagos de esos festejos, este acuerdo quedó pospuesto hasta 1737, año en el que el ayuntamiento busca una alternativa para poder abordar este acuerdo . Así pasaron los años de celebraciones taurinas habituales, que no se dejan constancia hasta el 1746, cuando se celebra la proclamación de Fernando VI. La normalidad en la celebración de los festejos viene en 1755, cuando se acuerda que haya encierros en carnavales. En 1769 se añade un complemento al carnaval, introduciendo una compañía de cómicos. La falta de documentación a finales del siglo XVIII y principios del XIX hacen que se desconozca la celebración de las fiestas durante éstos años.

Los duros años de la Guerra de la Independencia marcaron también la falta de carnaval durante esta época, aunque en 1813 algo se celebra, ya que públicamente se recrimina que no hubiera dinero para pagar a la tropa y sí lo hubiera para dos días de novillo en Carnaval.

Desde entonces, pocas veces han faltado los carnavales en la ciudad.

Algunos protagonistas del Carnaval del Toro que participan en el reportaje

LOS " NO CARNAVALES" DEL SIGLO XIX

En 1841 no hubo Carnaval, y no fue por una guerra, sino por la inclemencia del tiempo que evitó el traslado del ganado y la falta de bueyes. Desde esa fecha, la siguiente sin celebrar el carnaval fue en 1910, debido a la gran inundación que hubo en el arrabal del puente en diciembre de 1909 se decide por parte del consistorio anular el Carnaval. Las murgas de Los Becuadros sacan la copla y los comerciantes de Círculo Mercantil intentan salvar el Carnaval, los ganaderos donan los toros y el clamor popular decide que se siga adelante con los festejos.

LA GRIPE ESPAÑOLA Y LA I GUERRA MUNDIAL

 

En la anterior pandemia, la denominada gripe española que se extendió entre 1918 y 1920 sí que se celebraron los carnavales, a pesar de que además de la pandemia, estaba terminando la primera guerra mundial, habiendo celebración los tres años.

D.MANUEL SÁNCHEZ-ARJONA, EL " BUEN ALCALDE"

En 1929 se publica una Real Orden prohibiendo las capeas en los pueblos, ante la preocupación de los mirobrigenses por lo que podía acarrear para sus fiestas. Por aquel entonces gobernaba en el ayuntamiento D.Manuel Sánchez-Arjona, más conocido como “ El buen alcalde”, que mantiene varias reuniones con Primo de Rivera, que le dijo que no podía echar para atrás una orden firmada por el rey. Tras varias gestiones Primo de Rivera consigue una fórmula para continuar las fiestas. El gobernador civil de la provincia recibiría instrucciones para hacer la vista gorda para no ver las capeas de los carnavales.

LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA Y EL CARNAVAL

 

En la Guerra Civil no se celebraron los carnavales en 1938 y 1939 pero sí en 1937 ya que se cree que, a pesar de la negativa publicada por el recientemente creado boletín del estado en 1937 a que se desarrollara cualquier celebración de carnaval, la ciudad hizo caso omiso, no sabemos si porque llegó tarde el aviso o si se decidió desestimar el mismo, celebrando la festividad ese año, pero anulándola los dos años siguientes, aunque en 1939  se aprueba la celebración de unos festejos taurinos en agosto.

La prohibición de celebrar el carnaval vuelve a aparecer en el boletín oficial en 1940 en el que se resuelve mantener la prohibición absoluta de la celebración de las fiestas del Carnaval. Por ello, y disfrazando esa celebración, los carnavales desde 1940 empezaron a llamarse “Fiestas tradicionales” y fue así hasta 1978, cuando comienza a utilizarse de nuevo la palabra Carnaval.

El 2021 se sumará a la historia de las » no celebraciones » del Carnaval. Nos vemos en el carnaval 2022. 

OTROS REPORTAJES DE TU INTERÉS:

Deja un comentario

Esta web usa cookies para mejorar la experiencia de navegación. Entendemos que si sigue navegando por ella es que está de acuerdo con esta medida.    Más información
Privacidad